DIRECTORIO DE SITIOS GAY DE MEDELLÍN

EL CATRE DE LILA

♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣

SEXO ANAL Y ENEMAS

El sexo anal, practicado de forma adecuada, es tan sano como cualquier otro tipo de sexo. Y las personas lo practican porque causa placer; el ano puede llegar a ser una zona intensamente erógena. De hecho, muchas más personas heterosexuales que las personas gay practican sexo anal. Pero, para los GAYS será importante seguir algunas pautas para ser esta práctica más segura y apasionante.

 El ano contiene más finales de nervio que cualquier otra parte del cuerpo masculino, y muchos más que cualquier otra parte del cuerpo femenino, excepto el clítoris. No es ningún secreto que el sexo anal es parte de la vida sexual de muchas personas.

El “sexo anal” puede variar desde simplemente llenar el propio ano o el ano de la pareja con un dedo lubricado hasta introducir varios dedos, la mano, o a una completa relación anal. Todas estas prácticas físicamente son muy placenteras, y si tú eres aseado, no hay nada repulsivo sobre ello.

El tabú hacia el tema anal es muy antiguo, pero no hay necesariamente ninguna razón médica hacia éste si tú sabes lo que estás haciendo.

Si estás preocupado acerca de mantenerte aseado, en todos los casos asegúrate que has ido al baño antes de mantener relaciones con tu pareja, y lava esta parte tan personal de tu cuerpo – exteriormente, y si lo deseas, interiormente, con un enema.

Las reglas principales para el sexo anal son:

 Comunicación, Relajación, y Lubricación. Veamos:

Relajación: Tu ano consiste en dos anillos musculares, doblados en los esfínteres interno y externo. Tu esfínter externo está bajo tu control voluntario -tu puedes relajarlo como desees. Pero tu esfínter interno no está bajo control voluntario. Si estás tenso, tu esfínter interno estará tirante, e intentando forzarlo de algún modo originará que tú (y el mismo esfínter) caigan en una mayor tensión. Así pues, la regla en el sexo anal es ir lentamente; no se puede presionar para disfrutar más rápidamente.

Escucha a tu cuerpo. Si tu ano desea que se juegue con él, lo sabrás; si no, no intentes nada

Comunicación: Es necesario hablar de lo que se va a hacer, ¡antes de hacerlo! No desees jugar con tu pareja queriéndola coger por sorpresa; no estará relajada, y no será divertido. Asegúrate de que ambos se encuentren a gusto con la idea del juego anal.

Lubricación: Tu ano no lubrica, así que necesitas un lubricante soluble en agua. Usa grandes cantidades del mismo; es limpio! Cuanto más lubricante uses, más confortable te sentirás. Si no has jugado con tu ano antes, las sensaciones serán intensas y extrañas.

Recuerda que usando protección (preservativos) aumenta la sensación de salud y limpieza, lo cual ayuda a mucha gente a relajarse y disfrutar mucho más la experiencia.

Permitiéndome ser más categórico: si tú sientes dolor en tu ano mientras practicas sexo anal, PARA. El Sexo anal muy duro puede estresar y posiblemente dañar el revestimiento del ano, lo cual puede llevar a muy serias infecciones. El sexo anal no se puede mezclar con la fuerza, y NUNCA debe ser usado como un medio para infringir dolor; Y si te encuentras que tu recto sangra, ve al médico INMEDIATAMENTE. (No tengas vergüenza, los médicos han visto de todo antes…). Dicho esto, querría clarificar lo que quiero decir con PARAR i tú sientes daño. Esto es lo que debes hacer: parar de moverte. El dolor debe proceder del músculo de tu esfínter en el momento en que se hace más ancho, y cuando tú pares de presionarlo, parará de molestar -y posiblemente relajará más. Si no para de molestar cuando tú paras de moverte, entonces debes de apretar un poco hacia fuera (lentamente) y tomar las acciones apropiadas. Si esto finaliza, espera unos instantes, y entonces empieza de nuevo.

Para concluir recuerda siempre estas 3 cosas:

1. El sexo anal puede ser divertido, seguro y entretenido si sigues los pasos adecuados para seguir manteniéndolo seguro, de lo contrario puede ser doloroso e incluso peligroso.

2. El ano puede ser una zona extremadamente erógena, pues dentro de éste se encuentran mucho más terminales nerviosas que en otras partes del cuerpo.

3. La diversión inicia desde que comienzas a acariciar tu ano, o el de tu pareja, con un dedo lubricado, intercambiarlo por el pene.

ENEMA O LAVADO DEL RECTO. ¡IMPORTANTÍSIMO!

El ano es un canal muscular en forma de tubo que mide unos tres centímetros y que conduce al recto: dos terceras partes de éste se componen de la misma mucosa que puedes ver en tu ano. El tercio interior también es una membrana mucosa mucho más suave y delicada, pero menos sensible al tacto, pero no al ensanchamiento pues tiende a contraerse. Y por ello estar relajados es importante para la exploración, el placer y la higiene anales.

No duele, huele.

Nos han acostumbrado a hacerle el feo a nuestra área ano-rectal y a verla como el inframundo de nuestro cuerpo. Pero, en su defensa y hasta poniéndonos un poco metafísicos, preguntémonos: ¿Y por qué no le hacemos el feo al pene que –aparte de ofrendador de placer- también forma parte de nuestro aparato excretor?. La costumbre nos ha hecho temerle al disfrute del placer anal y nos ha condicionado a costumbres higiénicas no razonadas, asociándolas de manera torcida con el rechazo, el miedo y el asco hacia partes de nuestro cuerpo encargadas –entre otras cosas- de desechar residuos alimenticios.

ES PRECISO RECORDAR QUE…

Al hablar de sexo anal, queridos amigos, debemos dar por sobreentendido varios hechos:

*que siempre se corre el riesgo que a raíz de la práctica ésta puede exteriorizar algunos restos de aquello que se comió…

*que cada quien tienen un conocimiento “natural” de las horas en que su intestino está libre de huéspedes indeseables.

*que antes de realizar la práctica sexual hay que desalojar el intestino de heces fecales.

Las heces fecales utilizan al ano y al recto como un pasaje para transportarse al exterior (como si fuera el metro pero con menos complicaciones), aprovechando los movimientos del intestino.

PAUTAS PARA ESTAR “PREPARADOS” PARA LA ACCIÓN…

*comer fibra: las frutas con cáscara (¡no todas!), cereales (All Bran, germen de trigo, salvado), arroz y pan integrales, etc.

*acostumbrarse a comer siempre a la misma hora y defecar diario en un mismo horario para que te acostumbres y sepas más o menos a qué hora tienes los intestinos vacíos.

Si tu alimentación es buena, tus heces tendrán consistencia (no se fragmentan), saldrán con mayor facilidad y el aseo del ano también se facilitará.

HAY QUE LAVARLO

Sin embargo, la mejor manera de evitar problemas de higiene a la hora de tener sexo, es ir al baño antes y asegurarte de tenerlo bien limpio. Lo mejor es darte un baño antes –aunque sea de asiento- y lavar con cariño el conducto anal. Pero si aún haciéndolo de ese modo no te sientes muy seguro, entonces puedes recurrir a las duchas anales –especies de mini-lavativas que ayudan a limpiar el bajo intestino a las mil maravillas.

ENEMA

Una ducha anal –o enema- no es más que la introducción de agua limpia dentro del ano y el bajo recto por algunos momentos para desalojarla con todo y posibles heces. El equipo básico para una ducha anal lo encuentras en una farmacia: un enema está compuesto por una bolsa con el liquido o una “pera” de caucho –casi siempre de color rojizo- con una boquilla que te recomendamos lubricar antes de introducírtela por el ano. Muchos enemas incluyen instructivo.

Cómo hacerlo.

*Llena la “pera” con agua tibia (no debe ser fría ni caliente). En cuclillas o agachado, introduce la boquilla lubricada despacio y con cuidado; aprieta la pera para que el agua entre y lave el bajo intestino.

*Una vez que hayas inyectado el agua, saca despacio la boquilla y aprieta el ano para retener el agua hasta medio minuto. Evacúala.

*Se recomienda aplicarte el enema justo antes de defecar para que la evacuación se facilite y quede todo limpio.

*Si el agua no sale pronto, quizá necesites caminar un poco y hacer algunos movimientos intestinales (pujar, sumir y sacar el estómago, etc.) antes de sacar toda el agua. Asegúrate de evacuarla toda pues a veces se esconde en tu interior y puede salir minutos después, en el momento más inoportuno (situación conocida en el bajo mundo como “el baño de Vulcano”).

*Un detalle: si te pasas de agua, invadirás también la parte del intestino grueso provocando situaciones embarazosas, al abrir la caja de Pandora (¿Otra?) y provocar la salida de heces que no estaban programadas a salir sino horas después.

*Terminado el enema, lava bien la boquilla. Practica antes del encuentro y recuerda que la práctica hace al maestro.

ENEMA CASERO.

Conecta una manguera a una llave del agua, ábrela e introdúcela dentro del ano para lavarlo. Llenas el ano con agua, la aguantas unos momentos y luego la evacuas. Esto lo puedes repetir unas dos o tres veces. Ten en cuenta que debes lubricar la manguera y ésta no debe tener bordes afilados. Además debes tener la seguridad de evacuar todo el liquido para no tener accidentes desagradables.

Ni el enema casero, ni el que venden en las farmacias daña la flora intestinal, ya que ésta se encuentra mayormente en el intestino delgado. Por lo tanto esta práctica se puede realizar periódicamente sin ningún riesgo para la salud, al contrario, limpia el organismo y podrás tener una relación más placentera y limpia.

♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣

HABLEMOS DE SEXO SIN MORALISMOS

Por razones que cada vez entiendo menos, todos los aspectos relacionados con el desempeño del departamento inferior del cuerpo tienden a ser, al menos públicamente, objeto de valoraciones morales, de señalamientos absurdos y relegados a la esquina de lo tabú… ¡Y en pleno siglo XXI!

Me aterra ver cómo, sin ninguna explicación, se ‘asexuan’ los currículos escolares. Sí, señores: hay colegios que sin ningún pudor pretenden enseñar anatomía con figuras del cuerpo que carecen de genitales.

Lo peor de todo es que lo único que logran es que los niños relacionen estas partes del cuerpo con lo prohibido, lo innombrable, lo pecaminoso y lo vulgar.

Muy malo de los centros educativos, por supuesto, pero imperdonable de los padres de familia que patrocinan semejante despropósito. Muchos tienen metido en la cabeza que la buena educación es ajena a estos temas, que la sola mención del sexo es una falta de decoro.

Pues, qué pensarían si les digo que los niños de hoy, que son nativos digitales, obtienen por Internet y redes sociales más información sobre el sexo y sus bemoles que lo que sospechan sus ingenuos guardianes. Todos hemos pasado (cómo olvidarlo) por esa etapa pletórica de curiosidad y hormonas alborotadas que es la adolescencia, y está muy claro que, sin saber cómo ni por qué, el cuerpo y la mente piden respuestas, claridades. Por supuesto que si los adultos y la escuela no están para dárselas, otras fuentes menos idóneas –y riesgosas–, sí.

Es por eso, y no por otra cosa, por lo que inquietudes propias de esa etapa de la vida, como la masturbación, el deseo, los cambios físicos y las reacciones ante los estímulos, son patrimonio de gente morbosa, que las convierte en burla y las descalifica y, por supuesto, las condena a ser cubiertas con un manto de vergüenza.

Eso explica por qué el sexo da bandazos en un mundo que por un lado lo reprime y por el otro lo proyecta como un negocio socarrón, que mueve cientos de miles de millones de dólares.

El resultado no es otro que la peligrosa forma como la sociedad se relaciona con la sexualidad, desde la más tierna adolescencia.

Los delitos sexuales, el embarazo de adolescentes, las enfermedades de transmisión sexual (que sí deberían angustiar a educadores y papás) y hasta la insatisfacción en la cama serían más fáciles de atenuar si pudiéramos dejar a un lado tanta bobada atávica y moralista y hablar del sexo con franqueza.

Aclaro que digo esto sin ánimo de escandalizar y con el propósito de aportar. Al fin y al cabo, es con respeto. Hasta luego.

ESTHER BALAC

Para EL TIEMPO

Tomado de: http://www.eltiempo.com/archivo/documento/CMS-12985569

♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣

PREVENIR LAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

¿Que son las enfermedades de transmisión sexual?

Las enfermedades transmitidas sexualmente (para abreviar las llamamos ETS) son serias, algunas veces dolorosas y pueden causar mucho daño. Algunas pueden infectar los órganos sexuales y reproductivos. Otras (VIH, hepatitis B, sífilis) causan infecciones generales en el cuerpo. A las ETS antes se las llamaba enfermedades venéreas.

La mayoría de las ETS se pueden curar con tratamiento. Es posible tener una de estas enfermedades aunque no se presente ningún síntoma. En otras ocasiones, los síntomas pueden desaparecer por sí mismos, pero la enfermedad no se cura si no se recibe tratamiento. Una de estas enfermedades no se puede curar aún (VIH).

¿Cómo se transmiten las ETS?

Estas enfermedades se transmiten durante las relaciones sexuales por la vagina, por el ano o durante el sexo oral (mamar o chupar). Algunas de estas enfermedades (VIH y hepatitis B) también pueden transmitirse en contacto con sangre infectada.

La mayoría de los microbios causantes de estas enfermedades necesita lugares cálidos y húmedos para vivir. Por esto infectan la boca, el recto y los órganos sexuales (la vagina, la vulva, el pene y los testículos).

¿Que hacer si sospecha una ETS?

Si usted cree que tiene una enfermedad de transmisión sexual (ETS), acuda a que le revisen en un Centro de Salud. No se quede esperando a que la enfermedad desaparezca.

Si usted no sabe dónde encontrar ayuda, acuda a un Centro de planificación familiar y solicite información. En cualquier lugar a donde vaya para tratamiento, su caso será confidencial.

Es posible que usted sienta vergüenza por tener una ETS. También puede ser difícil para usted ir a la consulta a pedir ayuda. Pero aunque le sea difícil, usted debe recibir tratamiento. Es la única manera de curarse.

La mayoría de las enfermedades transmitidas sexualmente pueden tratarse con antibióticos, Para matar a los gérmenes que causan estas enfermedades, haga exactamente lo que le diga su médico. Asegúrese de tomar la medicina hasta que se termine el tratamiento.

Además debe decirles lo que está pasando a todas las personas que han tenido relaciones sexuales con usted. Si ellos/as no reciben tratamiento, pueden transmitir la enfermedad a otra persona. ¡Hasta pueden contagiársela a usted mismo nuevamente!

Los siguientes síntomas pueden indicar que usted tiene una ETS. Si observa cualquiera de estos síntomas, acuda a un Centro de Salud o a un médico privado. No lo deje para más tarde!

Tanto hombres como mujeres
  • Llagas, ronchas o ampollas cerca de los órganos sexuales, ano o la boca.
  • Ardor y dolor al orinar o al mover el vientre.
  • Necesidad de orinar continuamente.
  • Comezón alrededor de los órganos sexuales.
  • Garganta roja o inflamada.
  • Síntomas de gripe, con fiebre, escalofríos y dolores.
  • Inflamación alrededor de los órganos sexuales.

 Usted puede protegerse contra las ETS

La mejor forma de protegerse es no tener relaciones sexuales.

También es seguro tener relaciones sexuales sólo con una persona que este sana y que a la vez tenga relaciones con usted solamente.

Estas son algunas de las cosas que puede hacer para protegerse:

  • Hable con su compañero/a acerca de su pasado sexual y el uso de drogas.
  • Antes de tener relaciones observe cuidadosamente el cuerpo de la otra persona. Fíjese en indicios de una ETS: sarpullido, llagas, irritación de la piel o secreción. Si ve algo que le preocupa evite tener relaciones sexuales con una persona que parezca tener una ETS!
  • Use condones de goma (latéx) al tener relaciones sexuales por la vagina, ano o boca. La mayor parte de las veces, los condones le protegerán contra una ETS. Tanto hombres como mujeres deberían llevar condones consigo.
  • Junto con los condones, utilice espuma, crema o jalea lubricante y/o anticonceptiva. Estos últimos matan gérmenes que causan las ETS.
  • Hágase un análisis de ETS cada vez que tenga un examen de salud. Si usted tiene relaciones sexuales con más de una persona, hágase un análisis y examen de ETS cada vez que crea estar en riesgo, aun cuando no tenga síntomas.
  • Aprenda a reconocer los indicios y síntomas de una ETS. Si nota un síntoma que le preocupa, vaya a examinarse!.
  • Si tiene una ETS, la persona o personas que han tenido contacto sexual con usted deben recibir tratamiento al mismo tiempo.
  • Si tiene una ETS, no tenga relaciones sexuales hasta que el médico le diga que se ha curado.

ETS

Qué se observa

¿Cómo se contrae esta enfermedad?

¿Qué ocurre si usted no recibe tratamiento?

Infección por Clamidias o Uretritis no específica

  • Los síntomas aparecen entre los 7 y 21 días después de tener relaciones sexuales.
  • La mayoría de las mujeres y algunos hombres no presentan síntomas.
Mujeres: Hombres:
– Desecho vaginal
– Sangrado por la vagina entre menstruaciones
– Ardor o dolor al orinar.
– Dolor en el abdomen (estómago) a veces acompañado de fiebre y de náuseas.
– Gotas de líquido blanco o amarillento que salen por el pene.- Ardor al orinar.
Se transmite durante las relaciones sexuales, ya sea por la vagina o por el ano y también durante el sexo oral (chupar o mamar) con alguien que tenga la infección clamidial o Uretritis.
  • Usted puede transmitir la infección clamidial o Uretritis no-especificada a su compañero/a sexual.
  • Puede causar infecciones más serias. También puede causar daño a los órganos reproductores.
  • Tanto hombres como mujeres pueden quedar estériles (sin poder tener hijos).
  • Una madre que tiene la infección clamidial puede contagiar a su bebé durante el parto.
Verrugas genitales
  • Los síntomas aparecen entre 1 y 8 meses después de tener relaciones sexuales.
  • Se observan pequeñas verrugas en los órganos sexuales y el ano.
  • Las verrugas no desaparecen.
  • Se nota ardor y comezón alrededor de los órganos sexuales.
  • Después que las verrugas desaparecen, el virus permanece en el cuerpo.
  • Las verrugas pueden aparecer nuevamente.
Se transmite durante las relaciones sexuales, ya sea por la vagina o por el ano y también durante el sexo oral (chupar o mamar) con alguien que tenga verrugas genitales.
  • Usted puede transmitir las verrugas genitales a su compañero/a sexual.
  • Las verrugas no se pueden curar.
  • Aparecen más verrugas y es más difícil hacer que desaparezcan
  • Una madre que tiene verrugas puede contagiar a su bebé durante el parto.
  • Puede causar problemas que más adelante pueden convertirse en cáncer.
Gonorrea
  • Los Síntomas aparecen entre los 2 y 21 días después de tener relaciones sexuales.
  • La mayoría de las mujeres y algunos hombres no presentan síntomas.
Mujeres: Hombres:
– Secreción espesa amarilla o blanca de la vagina.
– Ardor o dolor al orinar o al defecar.
– Regla anormal o pérdida de sangre vaginal entre menstruaciones.
– Calambres y ardor en la parte baja del abdomen.
– Líquido espeso amarillo o blanco que sale por el pene.
– Ardor o dolor al orinar o al mover el vientre.
– Necesidad de orinar más seguido.
Se transmite durante las relaciones sexuales, ya sea por la vagina o por el ano y también durante el sexo oral (chupar o mamar) con alguien que tenga gonorrea.
  • Usted puede transmitir gonorrea a su compañero/a sexual.
  • Puede causar infecciones más serias. También puede causar daño a los órganos reproductores.
  • Tanto hombres como mujeres pueden quedar estériles (sin poder tener hijos).
  • Una madre que tiene gonorrea puede contagiar a su bebé durante el parto.
  • Puede causar daños al corazón, enfermedades de la piel, artritis o ceguera.
Hepatitis B
  • Los síntomas aparecen entre 1 y 9 meses después de tener contacto con el virus causante de la hepatitis B.
  • Muchas personas no presentan síntomas o estos son leves.
  • Sensación como gripe que no desaparece.
  • Cansancio.
  • Ictericia.
  • Orina de color oscuro, excremento de color claro.
– Se transmite durante las relaciones sexuales, ya sea por la vagina o por el ano y también durante el sexo oral (chupar o mamar) con alguien que tenga hepatitis B.- Se transmite al compartir jeringas para inyectarse drogas o cualquier otra sustancia.- Se transmite al contacto con sangre infectada.
  • Usted puede transmitir la hepatitis B a su compañero/a sexual o alguien con quien comparta jeringas.
  • Algunas personas se recuperan completamente.
  • Algunas personas no se pueden curar. Los síntomas desaparecen pero todavía pueden contagiar a otras personas.
  • Puede causar daños permanentes al hígado.
  • Una madre que tiene hepatitis B puede contagiar a su bebé durante el parto.
Herpes
  • Los síntomas aparecen entre los 2 y 30 días después de tener relaciones sexuales.
  • Algunas personas no presentan síntomas.
  • Pequeñas y dolorosas ampollas en los órganos sexuales y en la boca.
  • Comezón y ardor antes que aparezcan las ampollas.
  • Las ampollas desaparecen, pero uno todavía tiene herpes. Las ampollas pueden aparecer nuevamente.
Se transmite durante las relaciones sexuales, ya sea por la vagina o por el ano y también durante el sexo oral (chupar o mamar) con alguien que tenga herpes.
  • Usted puede transmitir herpes a su compañero/a sexual.
  • El herpes no se cura.
  • Una madre que tiene herpes puede contagiar a su bebé durante el parto.
VIH/SIDA
  • Los síntomas aparecen varios meses o varios años después del contacto con el VIH, el virus que causa el SIDA.
  • Puede estar presente por muchos años sin que se vean síntomas.
  • Pérdida de peso sin razón aparente o cansancio.
  • Sensación como de gripe que no desaparece.
  • Diarrea.
  • Manchas blancas en la boca.
  • En las mujeres, hongos vaginales que no desaparecen.
– Se transmite durante las relaciones sexuales, ya sea por la vagina o por el ano y también durante el sexo oral (chupar o mamar) con alguien que tenga VIH.- Se transmite al compartir jeringas para inyectarse drogas o cualquier otra sustancia.- Se transmite al contacto con sangre infectada.
  • Usted puede transmitir VIH a su compañero/a sexual o alguien con quien comparta jeringas.
  • El VIH no se puede curar. La mayoría de los que contraen esta enfermedad mueren.
  • Una madre que tiene VIH puede contagiar a su bebé todavía estando en la matriz, durante el parto o al amamantarlo.
Sífilis
Primera etapa: Segunda etapa:
  • Los síntomas aparecen entre 3 y 12 semanas después de tener relaciones sexuales.
  • Aparecen una o más llagas de color rojizo-café en la boca, órganos sexuales, senos o dedos, que no causan dolor.
  • las llagas duran de 1 a 5 semanas.
  • Las llagas desaparecen pero uno todavía tiene sífilis.
  • Los síntomas aparecen de 1 a 6 semanas a 6 meses después que la/s llaga/s desaparecieron.
  • Aparece un salpullido en cualquier parte del cuerpo.
  • Sensación como de gripe.
  • El salpullido y la sensación de gripe desaparecen, pero uno todavía tiene sífilis.
Se transmite durante las relaciones sexuales, ya sea por la vagina o por el ano y también durante el sexo oral (chupar o mamar) con alguien que tenga sífilis.
  • Usted puede transmitir sífilis a su compañero/a sexual.
  • Una madre que tiene sífilis puede contagiar a su bebé durante el parto o perder a su bebé.
  • Puede causar daños al corazón o al cerebro, ceguera y muerte.
Vaginitis
  • Algunas mujeres no presentan síntomas.
  • Ardor, comezón o dolor en la vagina.
  • Flujo vaginal más abundante que lo normal.
  • El flujo vaginal se ve o se huele diferente
Se transmite durante las relaciones sexuales, ya sea por la vagina o por el ano y también durante el sexo oral (chupar o mamar). Los hombres pueden tener la infección sin presentar síntomas.
  • Usted puede transmitir vaginitis a su compañero/a sexual.
  • Los síntomas molestos continuarán.
  • Los hombres pueden contraer infecciones en el pene, la próstata y la uretra.

♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣♣

EJERCICIOS PARA EL PENE

 Para los hombres, la salud de su órgano sexual es muy importante. Tener buenas erecciones y controlar la eyaculación precoz es esencial para la autoestima masculina. Estos son algunos ejercicios para lograrlo.

 Los ejercicios del músculo pubococcígeo (PC a partir de ahora) son los más importantes para la salud del pene y para fortalecerlo.

 Un músculo PC fuerte le permitirá experimentar nuevos estados de excitación cuando haga el amor con su pareja.

Imagínese poder tener la capacidad de tener erecciones más intensas y duraderas e impedir la eyaculación simplemente con contraer su músculo PC comprimiendo el canal eyaculador. ¡Es posible!

 Lea las siguientes explicaciones con cuidado y consulte a su médico o urólogo antes de comenzar con cualquier ejercicio vigoroso tanto con su musculatura pelviana como con cualquier otra parte de su cuerpo.

 Flexibilidad y fortalecimiento

Calentamiento: Comience por contraer y relajar su músculo PC a ritmo regular unas 30 veces: para esto contraiga su región perineal (la que se encuentra entre los testículos y el ano) como si estuviera orinando y quisiera cortar el chorro de orina.

Luego descanse 30 segundos.

Continúe con dos series más, dejando 30 segundos entre cada una.

Luego de esto, usted debería tener un mejor control de su músculo PC debido al aumento del flujo de sangre.

Apretar el músculo: Contraiga y relaje el músculo PC varias veces, comenzando con series de 30 veces, y tratando de llegar a series de 100 o más (algunas mujeres son capaces de hacer series de hasta 700 veces).

Asegúrese de realizar unas 300 contracciones al día, por el resto de su vida. Se dará cuenta que es lo mejor que usted podría hacer para su salud y capacidad sexual.

Apretón largo y lento: Entre en calor con una serie de 30 contracciones y luego contraiga con la mayor intensidad que pueda. Cuando ya no pueda seguir aumentando la intensidad de la contracción, manténgala durante 20 segundos. Descanse 30 segundos y repita 5 veces más. Luego de un mes más o menos, usted debería ser capaz de apretar y aguantar estos ejercicios durante varios minutos por vez.

Este particular ejercicio le dará excelentes erecciones y la capacidad de controlar la eyaculación, mientras tenga relaciones. Eventualmente trate de llegar a hacer 10 series de 2 minutos de contracción sostenida.

Entrenamiento de la escalera: Este ejercicio consiste en contraer y relajar el músculo PC en forma progresiva. Comience a contraer, mantenga, luego contraiga más, mantenga, un poco más, mantenga, luego contraiga todo lo que pueda y mantenga. Sostenga durante 20 segundos, luego libere un poco, mantenga, otro poco y mantenga, un poco más y mantenga y finalmente relaje el músculo por completo. Hágalo 5 veces sin descanso en el medio.

Temblor del PC: Comience a contraer el músculo muy despacio. Tan lento, que debería llevar unos cinco minutos. En algún momento, sentirá que no puede contraer más pero siga.

Llegue hasta más allá de donde piensa que puede llegar.

Siga contrayendo hasta que el músculo comience a temblar. Mantenga muy firmemente y respire muy despacio y profundamente durante 30 segundos. Al final de esos 30 segundos contraiga un poco más el músculo, tratando de generar nuevamente mayor flujo sanguíneo. Cuando ya no pueda más, libérelo y haga una serie de 20 contracciones como las explicadas en el punto 2.

 Debería estar muy agotado luego de este ejercicio, así que solo realice uno por día, luego de todos los otros ejercicios